Category Archives: Corrección de estilo

¿Me falla la conexión al momento de escribir?

Una vez más hemos invitado a Laura Bonilla*, colaboradora de Cuatro Ojos Editorial  para que nos cuente sobre la coherencia textual; en este caso, sobre uno de sus elementos como lo son los conectores discursivos.

 

Cohesión textual.png

Esto nos sucede todo el tiempo con la red inalámbrica o como acostumbramos a llamarla wifi. Nos falla la conexión, la red se nos cae. Asimismo nos pasa con los textos, cuando escribimos nos sucede que al leerlo un párrafo no conecta con el otro, empezamos con una cosa y terminamos con otra o sencillamente no sabemos por dónde seguir.

Así es como nos damos cuenta de que nuestro texto carece de coherencia, algo no cuadra.

Esto puede deberse a que nos faltan conectores, es decir, palabras que nos sirven para relacionar ideas expresando de la forma más clara el modo en que se relacionan entre sí para dar mayor coherencia a nuestro discurso y hacerlo más entendible para nuestros lectores.

Es así como, el camino de la escritura está orientado por los conectores lógicos y que si no sabemos usar, nos falla la conexión y el texto se nos cae.

De manera que aprender a organizar las oraciones, los párrafos o lo que los estudiosos de la redacción llaman microestructura y macroestructura textual es fundamental para sostener nuestros textos y decir con claridad las ideas que se encuentran en nuestra cabeza. Ya sea que estemos escribiendo una novela, un cuento, un ensayo, un texto argumentativo corto, una carta de amor y hasta un mail, todas las ideas que en estos tipos de textos expongamos deben conectarse para que tengan sentido.

En el texto que sigue podrán encontrar algunos ejemplos de cómo usar los conectores lógicos para contradecir una idea o para marcar contraste.

Si nos ubicamos un poco, recordaremos que el típico conector que usamos para contradecir una idea es el pero. De hecho, el pero se ha convertido en una muletilla peeeeero que a veces incomoda a nuestros interlocutores. Incluso, el uso del pero es tan cotidiano que decimos, por ejemplo: “Ve a jugar con tus amigos, pero luego debes hacer la tarea” (ya quisiéramos que nos hubieran dicho esto cuando éramos niños, siempre fue primero la tarea y era tan larga que luego no salíamos a jugar).

Pero bueno, como definición formal en el diccionario de la Academia pero es una conjunción adversativa enlistada en el grupo de los Pronombres de la lengua española. Su uso, como advertíamos al principio, es contraponer un concepto del anterior que se mencione. Es una palabra muy utilizada como conector, pero es importante saber que NO es la única.

Nuestra lengua es rica en léxico y por supuesto en palabras sinónimas que nos permite tener una gran lista de la cual podemos echar mano cuando estemos en la gran tarea que es escribir.

Dentro de los conectores para contradecir una idea, también llamados opositivos, encontramos tres categorías: los conectores restrictivos, donde se encuentra el pero y sus sinónimos, los de exclusión, que sirven para indicar que la información precedente tiene un sentido diferente y más bien son sinónimos de sino y los de diferenciación que marcan un contraste total entre lo que se entre relacionando.

Al utilizar el siguiente listado no solo estamos ampliando y diversificando nuestro léxico, sino dándole un toque de estilo importante a nuestro texto:

coffee is a language itself.

 

Aunque todos los conectores anteriores pertenecen a la categoría adversativa, su uso varía de acuerdo con la intencionalidad de nuestro texto. En ese sentido, se deben utilizar según el tipo de oposiciones que pretendamos manejar.

Por ejemplo, si queremos restringir una característica dentro de una misma idea, lo ideal es utilizar los conectores lógicos de oposición parcial:

 

  • Vine a la capital, pero estaré por pocos días.
  • Se encontraba solo en el mundo, sin embargo, amaba la vida.
  • El equipo de sus amores ganó el campeonato, pese a ello no clasificó a la final nacional porque no le alcanzaron los puntos.

Si queremos hacer una exclusión simple, es decir, marcar una oposición de «lo uno o lo otro», lo recomendable es usar conectores lógico de relación adversativa del tipo exclusión:

  • No quiero ir a cine, sino al teatro.
  • Sé que no quieres estar conmigo, sólo que no entiendo por qué.
  • Llorar no arregla las cosas, más bien las empeora.

En el caso del uso de los conectores lógicos adversativos de diferenciación, se recomienda usar mientras que o en cambio, para oposiciones más fuertes, como el caso de un antagonismo se opta más por las variables de al contrario. Por ejemplo:

  • Tú irás a la playa, en cambio yo iré al campo.
  • En Medellín nos ahogamos con la contaminación, mientras que en Santa Marta disfrutamos de las brisas marinas.
  • Ella es brillante, por el contrario, él es mediocre.
  • Al contrario de lo que se cree, miles de personas prefieren que sus representantes tengan carácter, que levanten la voz no a los tímidos o aquellos a los que llaman tibios.

Ahora sí, manos a la obra, echen mano de alguno de estos conectores. La tarea será dejar de usa el pero y más bien hacer uso de estas otras opciones que le van muy bien a nuestro estilo de redacción. Nos vemos en la próxima entrega de Ortografía para Escritores.

 

**Nos gustaría que nos comentaras qué otras dificultades y/o curiosidades identificas al momento de escribir.

Si te gustó este artículo y quieres más contenidos afines, te invito a que siga a Cuatro Ojos Editorial en Facebook y en Instagram

———->>>>————————->>>>——————————–>>>>>>

*Licenciada en español y literatura por la Universidad Industrial de Santander, UIS. Tiene un máster en Semiótica discursiva y actualmente realiza un doctorado en Letras, específicamente en Análisis del discurso político, en el Instituto de Lingüística de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, UBA. Ha sido profesora de cátedra de la UIS en las asignaturas de Taller de lenguaje y sociolingüística y docente de tiempo completo en la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB, orientando las clases de Semiología y Taller de Investigación. Producto de sus proyectos de investigación ha escrito algunos artículos científicos, y participado en congresos académicos nacionales e internacionales. Ha trabajado de forma freelancer como correctora de estilo. También escribe para portales independientes en internet sobre política, feminismo y educación.

 

Advertisements

Leave a comment

Filed under Cohesión y coherencia textual, Corrección de estilo, Edición, escritura creativa, Lectura y escritura, Literatura creativa, Publicaciones arriesgadas

El Día Internacional de la Mujer es el día la mujer trabajadora que somos todas

Nos encanta compartir con ustedes nuestro trabajo a cerca de temas como el feminismo, derechos sexuales, empoderamiento, equidad de genero, en fin, tópicos culturales y político que nos mueven a la reflexión y el conocimiento.

Así que nuestra doctoranda Laura Bonilla nos comparte este texto a manera de datos históricos muy precisos sobre por qué conmemoramos un día al año las victorias de las mujeres en cuanto ala inequidad del mundo y sobre todo  en su deseo de poder ser, vivir y desarrollarse plenamente como seres humanos libres, pensantes, creativos, etc.

 

¿Sabías por qué se celebra el 8 de marzo?

¿Sí? ¿No?Bueno, te contamos que es la fiesta mundial de las mujeres, en la que se recuerda la lucha que por siglos han hecho las mujeres para alcanzar y defender sus derechos en la sociedad. Porque sí, hace un siglo las mujeres no disfrutábamos de los derechos que hoy parecería increíble no tener: derecho a elegir y ser elegidas, a la educación en todos los niveles, a organizarnos, derecho a poseer bienes, a decidir sobre nuestro estado civil, a elegir qué queríamos ser y hacer en la vida.

Todo se remonta a principios del siglo XX, con los antecedentes de la revolución francesa y los movimientos obreros de principios del siglo XIX, las mujeres se empezaron a organizar en torno a la exigencia de sus derechos laborales en las fábricas y sus derechos civiles en la sociedad.

En 1909 se celebra por primera vez el día de la mujer en un marcha por la ciudad de Nueva York alrededor de una huelga de trabajadores de fábricas de textiles en EEUU.

En 1910 en la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague se declara este día con unanimidad como una celebración mundial y es a partir de 1911 que se celebra este día con manifestaciones públicas para exigir el derecho al voto y a ocupar cargos públicos, así como derechos al trabajo a formación profesional y a la no discriminación laboral para las mujeres.

 

8 de marzo

 

Así que año tras año las mujeres se tomaron las calles, reclamando sus derechos, nutriéndose del movimiento político y social que es el feminismo, entendiendo que lo personal es político, como Kate Millet lo escribió en Política Sexual en 1970 y poco a poco fueron tomándose todas las latitudes del mundo, los cinco continentes; hasta que en 1975 la ONU celebró este día y en 1977 la Asamblea General de la ONU invitó a todos los estados a que proclamaron de acuerdo a sus tradiciones históricas y costumbre nacionales el “Día de las Naciones Unidas para los derechos de la mujer y la paz internacional”.

Sin embargo, fue hasta el 2010 que esta entidad creó ONU mujeres con el fin de promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el mundo.

Cada vez se hace más visible esta conmemoración pero al mismo tiempo cada vez sentimos que nos necesitamos más durante todo el año para luchar por nuestros derechos y hoy aún más por nuestra vida, una vida libre de violencias.

Este 2018 la conmemoración mundial estará acompañada del Paro Internacional de Mujeres, al igual que el año anterior que se realizó en más de 50 países para visibilizar la violencia machista en todas sus expresiones: sexual, social, cultural, política y económica.

¿Por qué paran las mujeres?

Porque somos la mitad de mundo y nuestro trabajo lo moviliza. También paramos para llamar la atención sobre la importancia de las mujeres en el trabajo y poner en la palestra pública las desigualdades a las que estamos sometidas: hacemos el mismo trabajo y no recibimos el mismo salario que los hombres[1]; seguimos haciendo el trabajo de cuidado, el trabajo doméstico y no recibimos pago por él[2]. Así que paramos, un día, unas horas, un momento para decir: No más.

Y hay que decirlo, el 8 de marzo más que una fiesta, es una conmemoración para recordar la lucha de las mujeres, hacer un balance del avance de nuestros derechos y sí, celebrar que cada año somos más conscientes del desafío que es la vida.

De manera que, agradecemos las flores y los chocolates, son muestras de cariño que nos gustan pero este día va mucho más allá. En la lucha necesitamos más acciones que regalos, necesitamos compromiso de la sociedad y todos sus miembros, hombres y mujeres que comprendan los problemas de género y actúen en relación a estos.  

——————————————————————-

[1] Ver más en https://economixpodcast.wordpress.com/2015/03/16/las-mujeres-ganamos-menos-que-los-hombres-en-todo-el-planeta-y-tu-mama-tambien/

[2] Ver más en http://economiafeminita.com/el-capitalismo-tiene-un-socio-oculto-la-mujer-que-realiza-los-trabajos-domesticos-no-remunerados/

 

 

Leave a comment

Filed under Contenidos sobre feminismo, Corrección de estilo, Edición, feminismo, Literatura creativa, Literatura y feminismo, Publicaciones arriesgadas, Uncategorized